I Así como suelen decir, yo tengo el corazón en un puño, que me aprieta cada vez más y más fuerte. Me quedo sin aire, me ahogo y me siento morir a cada instante. Mis órganos ya no responden a la llamada de un cerebro que sólo puede pensar en ti, que está atormentado. Ráfagas […]