El eterno debate continua…La lucha entre la razón o raciocinio…y el corazón o inconsciente…a veces duele…¿a veces o siempre? Depende. Todo es relativo…Y si duele es porque importa, ¿y si no duele? no importa? A veces sí importa aunque no duela, no se, a mi si me importa me duele, quiza a ti no…o quiza se tienda a enmascarar. No se…El caso es que suele ser complicado. ¿Suele ser? ¿A caso crees que ocurre con frecuencia? No igual. Supongo que parecido. Ese es el problema, suponer. Mejor no suponer, mejor saber. Pero es dificil saber algo con certeza. Yo no se lo que piensas, pero lo puedo suponer. Si te lo digo tampoco lo sabras, porque quizas miento.  ¿Y mientes para ocultar algo? Quiza miento porque te duele. No se que duele más, la mentira o la verdad. Seguramente conocer la verdad de la mentira. Somos dueños de nuestros actos. Somos culpables de ellos pues. Aunque, a veces, podemos ser victimas de ellos. ¿Porque anhelar algo que despues te causa angustia? Quizá porque la angustia proviene de pensar que quizá jamás suceda de nuevo. O de que en el caso que suceda, será igual y no mejor. ¿Intervendrá el corazón en nuestros actos? Si no interviniera no serian nuestros, puesto que estariamos muertos. Quizá este muerta y no lo sepa. Puede ser, todo es relativo…

“Busca mis ojos,
toma mi mano, acércate.
Este es tu sitio,
ésta es tu taza de café.
No digas nada,
dices con la mirada más de lo que crees.

A la deriva,
llevas el alma en el timón.
Vas por la vida,
solo escuchando al corazón.
Buscas un puerto,
buscas un cielo abierto
lejos del dolor…

Tanto camino,
tanto buscarte en otra piel.
A tu destino
querías mantenerte fiel.
Princesa herida,
el teatro de la vida
cambia tu papel…”