Bueno, todo lo bueno acaba alguna vez. Ya estoy de nuevo en mi casa, aunque yo a la YMCA ya la sentia mi casa…, con el desorden que siempre me ha rodeado sumandole el desorden que implica tener que deshacer una maleta de tres semanas, y más todavía si tienes un principio de síndrome de Diogenes y recoges cada papelorio q paso por tu mano en NY.

Las cosas a mi vuelta comienzan a cambiar un poco. Al menos no va a ser iwal que cuando me fui, que era bastante deprimente la cosa… El sabado empiezo a trabajar, no en el trabajo de mi vida, ni siquiera en un trabajo infimamente relacionado con lo que me gusta o con lo que estudié, pero bueno, la escasez de dinero hace que te vendas al mejor postor, o mejor dicho, a quien te quiera comprar, que son pocos… asi que estare de recepcionista del Ibis supongo que hasta que tenga el dinero suficiente como para poder buscar algo mejor sin tener que ratear a nadie. Lo malo es que para currar necesitare un coche, asi que estoy mirando de segunda mano…

La verdad es que desde el silencio y el olor a flores y a suelo mojado de mi pueblo se echa muuucho de menos el ruido de los bomberos, la gente gritando en la calle, y el olor a pinchos quemados y a humo de alcantarilla de Nueva York. Pero bueno, supongo que, como dijo la directora de la escuela y no creimos, todo el mundo vuelve a NY, y yo lo haré! Cuando tenga dinero para no sufrir por el y para poder comprarme las zapatillas que no pude!

Lo mejor de haber vuelto es que la Gilda (mi gata) no se despega de mi! jajaj! supongo q sera una mezcla entre que me echaba de menos y que le encanta el desorden de mi habitacion…

Bueno, espero veros a todos los que no os he visto aun en breve!

Y colgare más fotos del viaje, que ahora tengo mas tiempo…

Besitosssssssssssss