Estoy muy cabreada. Y sí, puede que los recortes, que ya superan la parte económica y ahora arremeten contra nuestro derechos, esos que tanto costaron conseguir, tengan gran parte de culpa. De todas formas, estoy más cabreada todavía por el tratamiento informativo que está teniendo este movimiento social, bien llamado “Primavera valenciana”.

Valencia huele a rancio desde hace muchos años. El azulete que tiñe nuestras instituciones durante años nos ha hecho caer en la más profunda miseria. Por que hay crisis en todas partes, es cierto, pero aquí tenemos la formula 1, y eso es mil veces mejor que tener folios en las escuelas. Porque los niños pueden perfectamente estudiar en barracones, para qué quieren aulas en condiciones y con calefacción, si cuando salgan podrán irse al museo de las ciencias o a ver una peli en el hemisferic. O quizá puedan recrearse viendo el gran puente que Calatrava diseñó y que tuvo que ponerle un soporte para que no se cayera. O no sé, quizá ir a ver algo al Ágora…ah! que no hacen nada….En fin, que la situación en Valencia es insostenible desde hace mucho, y pese a todo, la gente vota aférrimamente a aquellos que nos han llevado a la ruina. Posiblemente tenemos lo que nos merecemos. Somos un pueblo cutre, o así nos ven desde fuera.

Y por fin ahora parece que la primavera ha llegado, y no al corte inglés, si no a las calles valencianas. La juventud, a la que todos imaginaban siendo unos ni-nis, sale a la calle y grita que ya basta, que se les ha acabado la paciencia. Ya no toleran que nos tomen el pelo. Y a ellos se les unen más personas. Porque para el PP parece que solo debieran acudir a la manifestación los estudiantes del Lluís Vives. Yo también me preocupo por la educación, porque la educación es el futuro. Y sinceramente no me gustaría un futuro en el que solo tengan estudios aquellas personas pudientes que se lo pudieran permitir. Me gustaría que mis hijos, sobrinos, nietos…puedan, como yo he podido, tener acceso a una educación pública y de calidad. Y no que para que cuatro ricachones paseen en barco o circulen en sus bólidos por el puerto, dejen a las escuelas e institutos con una mano delante y otra detrás.

Por otra parte está el exceso policial. Algo que es muy grave, y no nos damos cuenta de cuan grave es. Es cierto que no se debe generalizar, no todos los policías son agresivos. También es cierto que si se produce algo como lo que ha sucedido aquí en valencia, con esas imágenes tan, tan duras, pretendamos que los que han vivido eso de cerca no se sientan amenazados y lancen proclamas por su boca hacia el cuerpo en general. Tampoco es que la Policía se haya desmarcado o haya pedido perdón. Pero el asunto es más grave todavía cuando esos policías son ordenados a hacer lo que han hecho. Y las responsabilidades políticas hacen la vista gorda. Como es típico por otra parte en Valencia, visto está que no hubo ni una sola dimisión en algo tan grave como la muerte de 43 personas en el accidente de metro valencia.

Ciertamente, si les molesta que se corten calles para protestar, lo digo claro: que se jodan. Yo tengo que aguantarme durante las fiestas falleras, no siéndolo, o en la visita del Papa, siendo atea (y siendo éste un estado laico…pagan la fiesta papal con un dinero al cual podría buscarle muchas formas de inversión más fructífera).

Supongo que con la crisis se está aprovechando para crear una manada de corderitos. Todos analfabetos, con una salud precaria y sumisos al empresario. Pueden intentarlo, y posiblemente puedan conseguirlo, pero no será con mi consentimiento, y no será sin mi lucha. Nos haremos oír, porque es la fuerza que tenemos, la palabra.

Estos días, además, me doy cuenta de lo desinformados que están los informadores. O a lo mejor lo manipuladores que son los informadores. Ya lo han dicho los trabajadores de Canal 9, han dicho algo que todos sabíamos pero que no es lo mismo oírlo de su propia boca. Manipulación, tergiversación. Está claro. Y me hacen gracia cuando escucho, por ejemplo hoy en los desayunos de tve o anoche en hora25, que hay grupos radicales que generan violencia dentro de las manifestaciones, o que las manifestaciones son incitadas por partidos políticos como Eu o Compromís, o que el Psoe está uniéndose a los extremistas…..Me dan vergüenza ajena, los “periodistas” claro. Para empezar dudo que los que dicen esto hayan ni siquiera estado 3 minutos en una de las múltiples manifestaciones que ha habido, así que primero hay que informarse, y si no sabes de lo que hablas pues mejor te estás calladito o lo escribes en tu blog (como hacemos otros). Tiendo a pensar que quizá lo que hacen no es informarse, sino repetir el dogma partidista. Yo puedo decir, y en primera persona, que no he visto ni un solo radical extremista armando jaleo. Por supuesto que en todos los sitios cuecen habas, y son chavales jóvenes con la sangre caliente, pero de ahí a ser antisistema, radicales, etc etc….NO. Las marchas han sido totalmente pacíficas. Y en la que hubo palos, no estuve, pero he visto cientos de vídeos por internet, incluidos los que lanzan los propeperos e intereconomía, y sinceramente lo que yo veo son chavales protestando y policía zurrando a diestro y siniestro y sin contemplación alguna.

He de decir que yo no soy extremista de izquierdas, ni soy antisistema, ni “perroflauta” (aunque tengo un perro peludo y toco la flauta…), ni pertenezco a ningún sindicato, ni estoy afiliada a ningún partido político, yo voto SIEMPRE en todas las elecciones, y nunca en blanco, y me considero una persona con un nivel cultural aceptable, tengo un trabajo, y tengo ideales, ideas y raciocinio. Pienso por mi misma y no por lo que me dictan. Veo, analizo, observo, deduzco. No soy una oveja que sigue al ganado, intento tener mis propias opiniones. Y me emociono. Me emociono al ver a tanta juventud luchando por un futuro mejor, luchado por no ver truncadas sus aspiraciones y esperanzas. Y siento dolor. Dolor de ver imágenes tan duras de agresiones. Lo siento señora delegada, lo siento señor Rajoy, lo siento, NO me son indiferentes. Me remueven, me reconcomen, me hacen salir a luchar, a luchar sin porras, ni pistolas, ni piedras…a luchar con ideas, con palabras. NADIE me ha incitado a salir a la calle a manifestarme. Bueno, miento, si alguien me ha incitado han sido los que han llevado a la comunidad a la ruina, los que quieren recortar mis derechos laborales y hacerme una esclava de los pudientes, los que quieren convertir la sanidad y la educación en precaria para que solo puedan estudiar y tener buena atención médica los ricos, los que nos roban y salen impunes, los que inhabilitan a un juez por querer que se haga justicia, los que quieren reducir la cultura a la nada, los que creen que dos personas del mismo sexo no pueden formar una familia, los que gastan nuestro dinero en grandes eventos, en grandes aeropuertos sin aviones, los que gastan nuestro dinero en putas consentido por la señora de los vuitton y luego les toca la lotería, bueno, les toca a todos…ESOS son los que me hacen salir, porque tendrán mayoría, pero no por eso tienen carta blanca y mucho menos la razón.

Estoy muy cabreada.