[…]

-          Te has quedado muy callada.

-          Es que estaba acordándome de un viaje que hice a Nueva York. Solo a mí se me ocurre irme a Nueva York en pleno invierno y sola. No sabes lo deprimente que puede llegar a ser. Hace un frío…¿Has estado allí?

-          No.

-          Estaba tan mal que pensé: “Tengo que hacer algo para superar la depre”. Así que , me compré unos croissants y me fui a la quinta avenida, como hacía Audrey Hepburn en la película. Pero cuando estaba allí delante del escaparate desayunando…me di cuenta que no era lo mismo…faltaba la música. ¿Te acuerdas? Moon riveer naananananaaa…

-          Sí, la vida no es como en las películas…Imagino que lo bonito sería poder fabricar la perfección. Como Rolando en el escenario. Mitad Marilyn mitad Capote. Mitad belleza mitad inteligencia.

-          ¿Sí? Pues a mí me recordaba a las listas esas  que hacen en Estados Unidos para determinar al hombre perfecto:  Los labios de Val Kilmer, los ojos de Mel Gibson, el torso de John John Kennedy y el culo de Banderas, ¡jajaja!

-          Bueno, Melannie Griffit no es perfecta y tiene el culo de Banderas.

-          Ya hemos llegado, yo vivo aquí…

-          Ah…Bueno, ahora viene lo difícil, no?

-          ¿A qué te refieres?

-          Pues a cómo despedirnos…nos besamos, no nos besamos…Si lo hacemos , toda la noche pensando qué habrá significado ese beso…Y si no lo hacemos peor…¿qué podría haber pasado si…? Bueno no sé, imagino que lo normal sería…

-          Lo normal…

-          Sí.

-          ¿Y qué es lo normal? Bueno…yo me lo he pasado muy bien. Hacía mucho que no salía y no me imaginaba una noche así.

-          ¿Aunque no haya habido música?

-          Yo creo que sí la ha habido…

(Suena ‘Moon River’ a guitarra mientras se besan)

-          Yo también pienso eso…

-          ¿El qué?

-          Que es normal y que no es normal…